Edificios en altura

No sólo de clientes particulares vive el arquitecto. También lo hace de pequeños, medianos y grandes promotores que necesitan un equipo técnico solvente y fiable para llevar a cabo proyectos de mayor envergadura, ya sean de vivienda, oficinas, hoteles o industrias.

Si ese es tu caso, me reuniré contigo o con un representante autorizado por ti, y tomaré buena nota de tus necesidades y de tus posibilidades económicas. Si la conexión es buena, firmaremos un documento en que reflejaremos las condiciones de trabajo para el anteproyecto inicial. Una vez cubierto ese trámite, buscaré la documentación necesaria en el ayuntamiento correspondiente y me haré informar por los técnicos municipales de todo aquello que pueda condicionar el proyecto, y con ella redactaré el anteproyecto y una estimación de costes de obra. En paralelo, y en tu nombre como cliente, solicitaré un levantamiento topográfico y un estudio geotécnico, que me ayudarán a afinar las cifras finales del proyecto.

El contrato inicial abarcará únicamente esta fase. Si el trabajo te convence y quieres que sigamos adelante, lo que hayas pagado hasta el momento se descontará de mis honorarios finales. Si prefieres continuar por tu cuenta, puedes utilizar la documentación que te entregue sin ningún problema.

Los honorarios de un arquitecto rondan el 10% del coste total de la obra, aunque esta cifra puede variar en función del tamaño del proyecto a realizar. El anteproyecto supondría un 10% de esta cifra, es decir, un 1% del coste total de obra. Si decides encargarme el resto de trabajos, esa cantidad se considerará un pago a cuenta sobre el total de honorarios. No obstante, estas son cifras genéricas. Para tu caso particular, rellena el formulario adjunto y hablemos.

Si quieres más información, rellena el siguiente formulario: